Tratamientos y drogas

medicamentosEs esencial supervisar y controlar el azúcar en la sangre para mantener al bebé sano y evitar complicaciones durante el embarazo y el parto. Las estrategias de tratamiento pueden incluir:

  • La supervisión de los niveles de azúcar en la sangre. Durante el embarazo, el equipo médico puede recomendar el control de los niveles del azúcar en sangre, varias veces al día, por ejemplo, a primera hora de la mañana y después de las comidas, con el fin de asegurarse de que permanecen en un rango saludable.  Esto puede parecer incómodo y difícil, pero se hace más fácil con la práctica. La mujer puede probar su azúcar en la sangre sin necesidad de acudir siempre al médico, para ello se dibuja una gota de sangre en un dedo con una pequeña aguja (lanceta), a continuación coloca la sangre en una tira reactiva que se inserta en un medidor de glucosa, un dispositivo que mide y muestra la cantidad de azúcar en la sangre.
  • Una dieta saludable. Comer el tipo y cantidad de alimentos adecuados es una de las mejores maneras de controlar el azúcar en la sangre. Los médicos no aconsejan perder peso durante el embarazo, ya que el cuerpo está trabajando duro para mantener al bebé en crecimiento, sin embargo, el médico puede establecer metas de aumento de peso en base al peso antes del embarazo. Elegir alimentos saludables puede ayudar a prevenir el aumento de peso excesivo, factor que puede provocar un mayor riesgo de complicaciones.

Una dieta saludable se centra a menudo en las frutas, verduras y granos enteros, todos aquellos alimentos que son altos en nutrición y fibra, así como bajos en grasas y calorías. En este caso se deben limitar los carbohidratos altamente refinados, como los dulces. Ninguna dieta en específico es la indicada para todas las mujeres. Cada caso debe ser evaluado por un profesional, de modo que se suplan las necesidades alimenticias al mismo tiempo que se cuide la salud de la madre y su bebé.

  • Ejercicio. La actividad física juega un papel clave en el plan de bienestar de todas las mujeres antes, durante y después del embarazo. El ejercicio reduce el azúcar en la sangre mediante la estimulación de su cuerpo para transportar la glucosa a las células, donde se utiliza para producir energía. El ejercicio también aumenta la sensibilidad de las células a la insulina, lo que significa que el cuerpo produce menos insulina para transportar el azúcar. Como bono adicional, el ejercicio regular puede ayudar a aliviar algunas de las molestias comunes del embarazo, como dolor de espalda, calambres musculares, hinchazón, estreñimiento y problemas para dormir, así como ayudar a ponerse en forma para el trabajo de parto y el alumbramiento.

No se debe olvidar que la embarazada no ha estado activa por un tiempo, por tanto debe comenzar lentamente y aumentar los ejercicios gradualmente. Caminar, montar en bicicleta y nadar son buenas opciones durante el embarazo. Las actividades cotidianas como las tareas domésticas y la jardinería también cuentan.

  • Medicamentos. Si la dieta y el ejercicio no son suficientes, es posible que necesite inyecciones de insulina para bajar el azúcar en la sangre. Entre el 10 y el 20 por ciento de las mujeres con diabetes gestacional necesitan insulina para alcanzar los niveles normales. Algunos médicos pueden recetar un medicamento oral para el control del azúcar sanguíneo, como la gliburida. Otros creen que se necesitan más investigaciones para confirmar que los medicamentos orales son tan seguros y eficaces como la insulina inyectable para controlar la diabetes gestacional.
  • Vigilar al bebé. Una parte importante del plan de tratamiento es la observación cercana del bebé. Esto se puede lograr mediante ultrasonidos regulares u otras pruebas. En caso de existir riesgos para la vida de la madre o el bebé, se puede inducir el parto antes de la fecha prevista, porque generalmente los riegos de complicación aumentan a medida que avanza el embarazo.
  • La lactancia materna. La lactancia materna puede ayudar a alcanzar las metas de peso después del embarazo y evitar la diabetes tipo 2 más adelante. También puede ayudar a su bebé a evitar la obesidad y la diabetes tipo 2.