¿Cómo se ve afectado el bebé y mi embarazo si tengo diabetes gestacional?

embarazadaLa mayoría de las mujeres que desarrollan diabetes durante el embarazo van a tener bebés sanos. Hacer cambios en la dieta y ejercicios pueden ser suficientes para mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control, aunque a veces también es necesaria la medicación. Es importante mantener los niveles de azúcar bajo control ya que la diabetes mal controlada puede tener graves consecuencias a corto y largo plazo para usted y su bebé.

Si los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos, el exceso de glucosa puede afectar la sangre del bebé. Cuando eso sucede, su páncreas tiene que producir más insulina para procesar la glucosa extra. Todo este exceso de azúcar en sangre y de insulina puede provocar que el bebé gane peso extra, sobre todo en la parte superior del cuerpo.
Esta situación puede conducir a lo que se conoce como la macrosomía. Un bebé macrosómico puede ser demasiado grande para entrar en el canal de parto, o la cabeza del bebé puede entrar en el canal, pero sus hombros pueden atascarse. En casos como este el médico tendrá que usar maniobras especiales para que el bebé nazca, posiblemente afectándolo seriamente.

Si el médico sospecha que el bebé es demasiado grande, puede recomendar que se dé a luz por cesárea. Afortunadamente, sólo una minoría de las mujeres con diabetes gestacional bien controlada terminan con bebés excesivamente grandes.

Por otra parte los bebés que tienen depósitos de grasa excesivos como consecuencia de los altos niveles de azúcar en la madre durante el embarazo, a menudo sufren de sobrepeso en la infancia y cuando son adultos.

Poco después de su nacimiento, el bebé puede tener niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia) debido a que su cuerpo todavía estará produciendo más insulina en respuesta al exceso de glucosa. Esto es mucho más probable si sus niveles de azúcar en la sangre son altos durante el embarazo y especialmente durante el parto.

El bebé también puede estar en mayor riesgo de tener problemas respiratorios al nacer, sobre todo si sus niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados o ha nacido antes de tiempo, ya que lo pulmones de los bebés de madres con diabetes tienden a madurar un poco más tarde. Además aumenta el riesgo de que padezca ictericia.

Si el control de azúcar en sangre es muy pobre, el bebé está en riesgo de padecer policitemia, un aumento en el número de glóbulos rojos en la sangre, así como la hipocalcemia, que es un bajo nivel de calcio en la sangre. La función del corazón también puede verse afectada.

Algunos estudios han encontrado una relación entre la diabetes gestacional severa y un aumento del riesgo de muerte fetal en los dos últimos meses de embarazo. Las mujeres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia, en particular aquellas que son obesas antes del embarazo o cuyos niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados.