¿Cómo la diabetes gestacional puede afectar al bebé?

La diabetes gestacional afecta a la madre al final del embarazo, después que el cuerpo del bebé ya se ha formado y se encuentra en etapa de crecimiento. Por esa razón, la diabetes gestacional no causa la clase de defectos de nacimiento que en ocasiones presentan los bebés cuyas madres tenían diabetes antes del embarazo.

embarazadaDe cualquier forma es muy importante saber que la diabetes gestacional no tratada o mal controlada sí puede hacerle daño al bebé. Cuando la madre tiene diabetes gestacional, el páncreas trabaja horas extras para producir la insulina, pero esta no disminuye los niveles de glucosa en la sangre. La insulina no atraviesa la placenta, pero la glucosa y otros nutrientes sí lo hacen. De esa forma, a la placenta llegan niveles adicionales de glucosa, provocando altos niveles de glucosa en la sangre del bebé. Este hecho hace que el páncreas del bebé produzca insulina extra para deshacerse de la glucosa en sangre, recibiendo más energía de la que necesita para crecer y desarrollarse. Finalmente, esa energía adicional es almacenada como grasa.

Complicaciones como esa pueden provocar una macrosomía, es decir, un bebé “gordo”. Los bebés con macrosomía enfrentan problemas de salud propios, incluyendo el daño en sus hombros durante el parto. Debido a la insulina adicional liberada por el páncreas del bebé, los recién nacidos pueden tener niveles muy bajos de glucosa en la sangre al nacer y estar en mayor riesgo de padecer problemas respiratorios. Por otra parte, los bebés con exceso de insulina generalmente se convierten en niños con riesgo de obesidad, o adultos con riesgo de padecer diabetes tipo 2.